Historias de la Familia Romanelli-Buttarello - Tus Raíces Italianas

#TusRaícesItalianas – Las Historias de la Familia Romanelli-Buttarello

Tal vez hayas visto nuestra campaña «Tus raíces italianas«, que brinda a los hijos y nietos de los emigrantes italianos la oportunidad de aprovechar un descuento en nuestra escuela, para permitir que cualquier persona vuelva a explorar su idioma nativo y haga una viaje al pasado de la familia.

Una de nuestras jóvenes estudiantes, Vanessa, acompañó su solicitud de registro junto con dos hermosas historias, que hablan de sus abuelos Mandor y Davide, quienes emigraron a Venezuela en el último siglo.

Sus padres la han escrito, con una pasión que nos ha involucrado mucho y nos ha conmovido.

Mandor Buttarello Gallo era originario de Vicenza, un «comedor de gatos con el nombre de héroe», quienes emigraron a Venezuela después de la segunda guerra mundial («comedor de gatos» según la tradición goliardica, pero no falsa, así que cuando había hambre en Veneto, también era costumbre comer gatos; no te preocupes ahora esto es ilegal en Italia!).

Davide Romanelli Romani, en cambio, emigró de la provincia de Ancona para establecerse como uno de los nombres más importantes de la moda venezolana.

A continuación describimos estas historias en su totalidad, porque realmente merecen ser contadas.

Pueden inspirar a otras personas con el mismo contexto (y convencerlos de que cuenten sus propias historias :)), pero en general a todos, porque siempre es conmovedor leer estas historias de valor y de la vida real.

Mandor, el mangiagatti con nombre de héroe

“Padovani … gran dottori,
Veneziani … gran signori,
Vicentini … mangia gatti,
Veronesi … tutti matti”

(«Paduanos … gran doctor,
Venecianos … gran caballero,
Vicentinos … come gatos,
Veronesos … todo loco»)

El abuelo materno de Vanessa Romanelli Buttarello (la nuestra jóven estudiante) era un ”Mangia-Gatti” di Vicenza, quien llegó a Venezuela el año de 1953, estableciéndose en Caracas y luego en la ciudad de Valencia.

Desde que salió de su casa, nunca más pudo regresar a Italia, lo que lamentó toda la vida y luego, por problemas de salud, le fue imposible realizar.

Mandor Buttarello Gallo, nació en Vicenza (Italia) el 10 de julio de 1928 y falleció en Caracas, Venezuela, el 10 de abril de 2004, justo un mes antes de nacer Vanessa, a quien lamentablemente no pudo conocer, pero quien heredó sus genes, sus gestos, su cara y sus ojos.

Mandor era hijo de Letizia Gallo y Antonio Buttarello y tenía dos hermanas, Loredana y Tatiana quienes siempre estuvieron en Vicenza. Loredana falleció y tuvo una hija Alessandra, quien vive actualmente en San Michele (Venezia) y tiene una hija llamada Alice, mientras que la zia Tatiana sigue viviendo en Vicenza.

De joven el abuelo de Vanessa trabajó en el Caffe de Zia Pia y Zia Teresa, a quienes ayudó siempre atendiendo a los clientes, sobretodo en la época de la guerra. Contó que durante la II Guerra, él era quien tocaba la campana de la iglesia cuando volaban los aviones y así alertaba a la gente.

No hay muchas historias de su juventud, sólo que un día decidió partir de su casa rumbo a Brasil (Suramérica). Para ello viajó a París y desde allí tomó un barco que lo trajo a América.

Tiempo después viajó a Caracas y se enamoró de la ciudad, donde se radicó y comenzó a trabajar en el área de ingeniería industrial. En Venezuela se casó con Paula Lavarte y tuvieron a Letizia, su única hija, y madre de Vanessa.

Por cuestiones de trabajo se mudó a Valencia (en Venezuela), donde realizó muchos proyectos y desarrolló máquinas y prensas hidráulicas, siendo un experto en ese tipo de labores.

Aún joven comenzó a tener limitaciones físicas porque se enfermó de Mal de Parkinson, lo que lo obligó a retirarse y vivir sus últimos años reposando en casa, y aunque falleció de un paro cardíaco, su mente siempre estuvo muy lúcida y clara…

(…)

Por fortuna Vanessa pudo viajar a Venezia y conocer a la familia cuando tenía 5 años, pues nos encontramos allá y recorrimos la ciudad, paseamos y comimos todos juntos.

Todos vieron en Vanessa la cara de Mandor, ya que tiene las mismas expresiones, mirada y facciones que heredó de los Buttarello.

Con ilusión, Vanessa y nosotros como padres, deseamos que la niña aprenda y conozca la cultura, herencia y raíces de sus familiares, por ello pensamos que el mejor regalo en sus 15 años, es darle la oportunidad de visitar Italia, para aprender más de el país, su idioma y tradiciones.

Vanessa al igual que su abuelo, le gusta el arte, pintar, leer y tiene mucha curiosidad ante la vida y ha pensado en la posibilidad de estudiar en alguna universidad de Italia, alguna carrera relacionada con el arte, la arquitectura o el diseño.

Esperamos que este viaje a Firenze la ayude a descubrir alternativas que la lleven a decidir acerca de su futuro…

Como dato curioso, Mandor siempre decía que su nombre lo había sacado su mamá de un personaje de una tira cómica de la época, que al parecer era un héroe, de allí la nonna Letizia se enamoró de él y lo llamó con ese particular y único nombre.

Los abuelos paternos de Venessa también son de Italia. David Romanelli de la Provincia de Ancona y Fernanda Tini de Le Marche. Ambos vinieron a Venezuela y también se radicaron en Caracas. La historia de los Romanelli inmigrantes, se la narraremos en otra cuento…

Por Letizia Buttarello (mamá de Vanessa Romanelli)
Periodista y Gerente Central del periódico La Voce D´Italia (Venezuela).

Romanelli, un nombre de moda de Venezuela

Mi padre, Davide Romanelli Romani, escribió su nombre en el mundo de la moda en Venezuela. Su historia comenzó en 1950 cuando llegó a Caracas, junto con mi madre Fernanda Tini, después de que ambos regresaron de su pequeño pueblo de Morello, a Sassoferrato (provincia de Ancona).

Desde que era un niño, a la edad de 12 a 14 años, Davide aprendió el oficio de sastre, yendo después de la escuela a pie o en bicicleta a la estación de Monterosso, a tres kilómetros de Morello. Luego se fue a trabajar a una sastrería en Roma, donde comenzó a vestir «para sacerdotes y fascistas», como le dijo al periódico «La Voce d’Italia» en Caracas.

Después de la guerra se casó con Fernanda, que era la maestra de la ciudad, en el Morello, y luego partieron hacia Venezuela.

Aquí trabajó en una fábrica de camisas, donde era jefe de departamento y tenía su primera marca de camisa «RED» (Romanelli Ernesto y Davide) junto con mi tío Ernesto. Más tarde produjo las camisetas y camisetas Romanelli, que fueron muy populares durante más de veinte años en el país, al igual que la tienda de ropa «Dress».

Su éxito en el campo de la moda local, donde también hizo telas, ropa, chaquetas y suéteres para mujeres, fue reconocido por la «Asociación Venezolana de la Moda«, que le otorgó el premio como Empresario del año.

Por su parte, mi madre fue a estudiar muy joven en Perugia, de tía, a ser profesora, profesión que ejerció en su pequeño pueblo y luego en la escuela «Agustín Codazzi» y, sobre todo, en la «Nostrasignora di Pompei». En Caracas, donde permaneció …

Como muchos otros inmigrantes, mis padres dejaron su signo y les recordaron su mundo laboral y familiar por su honestidad y habilidad.

Después de la muerte de mi padre y de la crisis económica que afectó a Venezuela en los últimos años, la compañía fue dirigida por su hijo Sergio y regresó a la sucursal de ropa de alquiler con la marca «David de Ancona», en honor a mi padre. y la tienda «Duca D´Este».

Mi hija Vanessa Romanelli ha heredado el gusto por dibujar de su abuelo Davide y su otro abuelo, el «mangiagatti» Mandor, el placer del arte y el deseo de aprender italiano, que desafortunadamente no se ha hablado en casa por un tiempo, pereza y poco por costumbre.

Esperamos que estas vacaciones y el curso de italiano en Florencia puedan ser valiosos para aprender el idioma y descubrir y obtener algunas ideas para estudiar y trabajar en el futuro.

Roberto Romanelli, padre de Vanessa Romanelli
Caracas, 23 de abril de 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top